Saltar al contenido

Numerología Kármica | Pareja, Espiritual y Destino

La numerología kármica emplea dentro de su estudio no solo la fecha de nacimiento sino también tu nombre y tus dos apellidos. Con esta información se podrán descubrir y conocer todos los detalles de tu persona, de tu ser. Además, con la ayuda de los números kármicos se tendrá la oportunidad de finiquitar los errores y deudas contraídas en las vidas pasadas.

Te puede interesar: Significado de los Números | Piedras y Plantas Mágicas | Significado de los sueños

Numerología kármica espiritual

A través de numerología kármica espiritual se pueden conocer los aspectos de tu ser interior desde diferentes ópticas. Por ejemplo, tus Dones los cuales son las energías que se manejan a la perfección y que te permitirán desarrollar de forma intuitiva todo lo que te propongas, bien sea porque eres consciente o no de esas habilidades superiores.

Así como también tus Karmas que son esas energías que te hacen tener una tendencia especial y que se repite a lo largo de la vida, sin tener claro el por qué; cuando se presta atención a estas “tendencias” se logrará cambiar la forma de pensar y evitar la repetición de acontecimientos indeseados.

De igual manera, podrás descubrir tus Resistencias, al conocer las emociones, sentimientos o acciones que no aceptas bajo ninguna condición, serás y te sentirás libre de vivir, vivir como tú quieras sin guiarte por la opinión de los demás. Sintiéndote pleno y seguro de tu forma de vivir, por lo que tus resistencias serán ese toque que completará tu perfección.

Asimismo, es importante descubrir tu Sombra y Limites, de esta manera podrás conocer esos detalles ocultos que nunca pensaste tener, que por lo general causan algún daño a tu persona o a terceras. Al estar conscientes de ella la vida será más sencilla y podrás disfrutarla al máximo, pues no caerás en los mismos errores.

Cuando se conoce cuales energías tenemos en nuestro interior se podrán dejar de lado los apegos negativos, se podrán controlar y eliminar todo aquello que te paraliza y exhortarás lo que te hace amar, creer, ser feliz. De esta manera no solo te sentirás libre, sino que realmente lo serás porque aprenderás a solventar las situaciones que te hacen sentir agobiado o en medio de una trampa espiritual.

¿Qué es el karma?

El karma es la creencia de que uno cosecha lo que siembra. En la literatura esotérica, se piensa que el karma es la ley universal de causa y efecto, que se desarrolla a lo largo de muchos ciclos de renacimiento, por lo que la ejecución del karma puede tener lugar durante muchas vidas.

Obviamente, este sistema de creencias se suscribe a la noción de reencarnación: el alma de un individuo renace, una y otra vez, en diferentes cuerpos físicos, y el karma se resuelve a través de cada encarnación. Además, hay karma bueno y karma malo.

Karma es un término utilizado para designar pensamientos o acciones del pasado que aparecen en el presente y requieren retribución, o, para decirlo coloquialmente, “tiempo de venganza”. La idea es que toda la vida está conectada y, por lo tanto, lo que haces, dices y piensas eventualmente volverá a casa para descansar.

¿Qué son las deudas kármicas?

Primero, queremos introducir la idea de deuda kármica. La deuda de karma es una especie de deuda que la gente acumula, ya sea una deuda de abuso de amor o de poder. De manera similar, los números 13, 14, 16 y 19 (números de deuda kármica) tratan sobre el egoísmo en el amor, el poder, el trabajo o la libertad en vidas pasadas, e indican un desprecio total por los demás, por las consecuencias o la preocupación moral. La idea es que si usted fue egoísta y holgazán, cruel, irresponsable o codicioso en la vida pasada, ahora, en esta vida, es su oportunidad de dejar las cosas claras.

El número 10 es una historia diferente. No es un número de deuda kármica, pero es un número kármico. Explicaremos el número 10 en un minuto.

Cada una de las ciencias metafísicas tiene una forma única de identificar su responsabilidad kármica. Tenga en cuenta que los números de la deuda kármica son 13, 14, 16 y 19, y el número 10 es un buen número de karma.

¿Qué son las lecciones kármicas?

Las lecciones kármicas están indicadas por los números que faltan en su nombre de nacimiento. Cuando un número y su vibración están ausentes en tu nombre de nacimiento, es una indicación de una energía que no has experimentado en una vida anterior, y también lo es una vibración que falta en tu campo energético al nacer. En esta vida, tienes la oportunidad de experimentar esta energía.

No obstante, el número o la vibración que falta aparecerá en tu vida una y otra vez, hasta que finalmente domines la energía de ese número.

El número o los números de su lección kármica identifican la acción, el pensamiento o la comprensión específicos a los que querrá prestar atención en esta vida. Puede pensar en las lecciones kármicas como una forma de aprender qué está desequilibrado en su patrón vibratorio o en su composición: una vez que sepa qué número o números faltan en su nombre, sabrá en qué trabajar. Es una especie de sistema ordenado para equilibrar tu vida. Pero solo piense que esta vez podría lograrlo. Cuando hacemos el esfuerzo, la vida fluye.

Numerología kármica destino

En la numerología kármica de destino se emplean todas las cifras de la fecha de nacimiento, razón por la cual se dice que el día en que la persona nace se determina la forma o guía en la que vivirá el resto de sus días.

A través de la fecha de nacimientos se puede determinar lo que las personas han vivido y aprendido en sus encarnaciones anteriores y lo que debe aprender en la actual. Lo expertos en numerología plantean que las diversas encarnaciones que se han vivido se va nutriendo, enriqueciendo y definiendo la existencia actual de cada persona.

Cuando la sumatoria de las cifras de la fecha de nacimiento da entre 10 y 33 se les reconoce como un número kármico que determinara el destino de cada una de las personas en la vida. Hay que aclarar que dependiendo como se han vivido las distintas encarnaciones este número puede traer una recompensa o la necesidad de lograr un aprendizaje.

Razón por la cual cada alma ya trae consigo algunas habilidades o dificultades que determinarán su destino en la encarnación actual. A continuación, les vamos a mostrar los distintos mensajes que encierran los números kármicos de destino, así que haga su suma y vea que le tiene preparado el destino.

  • Número kármico de destino 10, según el deseo personal puede significar o la elevación o la caída, el bien o el mal, este número activa reacciones muy extremas que van del amor al odio. Tiene un poder de creación muy fuerte, ya que puede materializar casi todo lo que imagina.
  • Número kármico de destino 11, presenta pruebas ocultas y traiciones por parte de terceros, razón por la cual debe unificar sus deseos conflictivos para concretar la felicidad. Sin embargo, cada una de las partes en el conflicto debe mantener su individualidad ya que cada uno cuenta con su propio valor.
  • Número kármico de destino 12, simboliza el proceso de aprendizaje y el sacrificio para lograr el conocimiento y la sabiduría en el plano espiritual y en el intelectual.
  • Número kármico de destino 13, si se usa la vibración de este número con sabiduría se obtiene la evolución o transmutación, si por el contrario se usa con egoísmo se obtiene la destrucción.
  • Número kármico de destino 14, simboliza el éxito en las comunicaciones orales o escritas, suerte en las transacciones monetarias o financieras.
  • Número kármico de destino 15, es la representación del encantamiento, la facilidad de la palabra y el don divino del arte (música, drama o artes plásticas). La vibración de este número sirve para obtener dinero, regalos y favores, ya que actúa en el altruismo de la gente alrededor.
  • Número kármico de destino 16, previene las diferentes fatalidades, accidentes o frustraciones de los objetivos mal trazados, por lo cual debe prestarse especial cuidado en los detalles y escuchar con atención la intuición interior.
  • Número kármico de destino 17, es el número de la espiritualidad, cuando las acciones son sinceras y se hacen desde el corazón se puede llegar a obtener la inmortalidad.
  • Número kármico de destino 18, está vinculado con los conflictos familiares o con los allegados, con las traiciones de amigos o de enemigos. Para ello es necesario neutralizar esta situación con la vibración positiva de devolver el bien por el mal.
  • Número kármico de destino 19, simboliza la victoria sobre cualquier tipo de desilusión o fracaso pasajero, le asegura felicidad y satisfacción plena, además del éxito en su vida personal o en la vida profesional.
  • Número kármico de destino 20, está vinculado con el despertar hacia los nuevos propósitos, planes y ambiciones. No importa si ocurren demoras o se presentan obstáculos ocasionales, siempre se superarán mientras se analicen con paciencia y cordura. También augura sueños premonitorios que le permitirán concretar los buenos y anular los malos.
  • Número kármico de destino 21, es la victoria ante la lucha, es el éxito, el progreso, los honores, las recompensas en la vida personal y profesional.
  • Número kármico 22, es el símbolo de advertencia contra las ilusiones, los engaños, los criterios equivocados y depositar la fe en personas indignas de confianza.
  • Número kármico 23, es un número que promete el éxito en lo personal y profesional, además, brinda la ayuda y protección divina. Es un número kármico de destino favorable, pues bendice en abundancia a la persona que lo tiene signado.
  • Número kármico de destino 24, es otro número que simboliza recompensas para quien lo posee. Incrementa el éxito financiero y económico, la felicidad en el amor, la atracción hacia el sexo opuesto, los triunfos mediante la atracción y el romance. Pero debe tener especial cuidado con la auto-indulgencia, la arrogancia y el descuido hacia los valores espirituales.
  • Número kármico de destino 25, brinda a la persona la sabiduría espiritual para aprender de los errores cometidos y la capacidad de analizar por medio de la observación a las personas y cosas a su alrededor.
  • Número kármico de destino 26, tiene una vibración algo extraña, pues este actúa sin egoísmo a la hora de ayudar a los demás, pero no a sí mismo. También advierte sobre los peligros ocasionados por las desilusiones y los fracasos en las metas/objetivos planteados por culpa de los malos consejos.
  • Número kármico de destino 27, es un símbolo del liderazgo, pues posee el coraje y el poder para logralo, además, sabe guiarse por sus propios ideales y planes.
  • Número kármico de destino 28, es una representación de la contradicción ya que tiene la capacidad de lograr grandes éxitos, pero corre el riesgo de perderlo todo si no es previsivo o si se deja guiar por personas con intenciones ocultas.
  • Número kármico de destino 29, es una prueba a la fortaleza espiritual de la persona que lo posee. Se recomienda reducirlo al número 11 y trabajar con esas lecciones kármicas, pero sobre todo aprender a no quejarse de los problemas para poder neutralizarlo.
  • Número de destino 30, este representa la retrospección, la meditación, la deducción y la superioridad mental, lo que hace que la persona se aísle y disfrute de la soledad. No les da mayor importancia a las cosas materiales, prefiere estar sola a mal acompañada, de hecho, solo asiste a reuniones sociales si éstas le son útiles en su vida profesional.
  • Número kármico de destino 31, es muy autosuficiente, solitario y aislado, cuenta con una gran practicidad, inteligencia superior y una genialidad extraordinaria. También suele ser muy porfiada, firme con sus convicciones e ideales.
  • Número kármico de destino 32, muy semejante al número 23, pero con una mayor capacidad de encantar a los que están a su alrededor con sus enigmáticas palabras. Es capaz de convencer a quien quiera con lo que quiera, es un vendedor innato de sus ideas. Tiene la habilidad de realizar sus proyectos sin tomar en consideración las palabras tercas, envidiosas o “estúpidas” de los demás.
  • Número kármico de destino 33, es muy similar al 24 pero en mayor potencia. Gracias a su doble 3 es sumamente afortunado en todos los sentidos de la vida, pero debe combatir con mano firme la pereza mental, la indiferencia y el exceso de confianza para que sus virtudes y habilidades se acrecienten.

Numerología kármica de pareja

Cuando se habla de una relación kármica por destino en numerología se refiere a esa relación donde los individuos presentan cierto antagonismo, diferencias y hasta rechazos. Esto es una consecuencia de las deudas o asuntos pendientes que tienen sin resolver desde hace varias encarnaciones atrás.

Pero el secreto para liberarnos de este tipo de relación es lograr perdonarnos desde lo más profundo de nuestras almas, desde el corazón. Estas son personas con las que debemos cerrar un ciclo y sobrepasar conflictos temporales.

Las parejas kármicas tienen almas que se conocen desde hace mucho tiempo atrás, desde vidas anteriores y tienen algo aun por vivir, por dar o recibir.  Dicho de otra manera, deben aun aprender algo y seguirán encontrándose a través de las encarnaciones hasta que logren concluir su ciclo de vida. Hay que tener presente que las parejas karmicas no solo se dan a nivel sentimental, también pueden ocurrir con amigos o personas muy allegadas (hasta familiares).

Este tipo de relaciones no son fáciles de llevar pues las almas recuerdan, es por ello que nos da la sensación de que la conocemos desde hace mucho tiempo, de toda la vida. Y es así, las conocemos desde vidas anteriores, que puede ser desde una encarnación anterior o de varias.

Razón por la cual se despiertan una gran variedad de vivencias, experiencias, emociones y sentimientos sin estar consiente o sin quererlo. Las almas no solo recuerdan lo bueno, también se acuerdan del dolor, las heridas y de todo aquello que nos pudo causar daño. Sin embargo, no siempre somos quienes recibimos esas situaciones, también se da el caso que somos nosotros quienes las generamos. Siendo esta la razón por la cual debemos cambiar la actitud y hacer las cosas de la manera correcta para cerrar el ciclo de vida.

¿Cómo calcular la numerología kármica?

Para lograr descifrar el número kármico se han de emplear las consonantes de nuestro nombre, tal cual aparece en nuestra acta de nacimiento. Para ello se debe buscar el número asignado a cada consonante, hay que recordar que la vibración de las vocales siempre está activa en nuestra alma, en cambio las vibraciones de las consonantes no están activas en la vida diaria.

Se habla que la sumatoria de las consonantes revelan nuestro verdadero “yo”, es el secreto que todos guardamos y que no tiene la necesidad de aspirar o ambicionar algo. Es el verdadero “yo”, ese que solo se ocupa en los sueños y que no ha de responder a influencias exteriores, este se ve oculto cuando alguien se acerca a nuestro mundo, se tiene una reacción y se deja de estar en reposo.

La forma de hacerlo es la siguiente, se coloca todo el nombre completo, es decir el o los nombre y el par de apellidos, se eliminan las vocales y a cada consonante se le coloca debajo su número, luego se suman todas las cifras y se reduce a una sola cifra.

Valores numéricos de las letras
1  =   A    J    S 2  =   B    K   T 3  =   C    L   U
4  =   D    M   V 5  =   E    N   W 6  =   F   O    X
7  =   G   P    Y 8  =   H   Q   Z 9  =   I    R   

¿Cuáles son los números kármicos?

Se llaman números kármicos a una serie de cifras que marcan aquellos puntos a mejorar y que venimos arrastrando desde vidas pasadas. A continuación, te vamos a mostrar los números kármicos que los numerólogos trabajan por excelencia.

Número Kármico Trece «13»

El número trece lo consideran muchas personas como el número de la mala suerte, además, en las cartas del tarot representa al arcano XIII con la Muerte. Lo importante es saber que no siempre éste representa una muerte física, más bien habla de una transformación, una evolución.

Los individuos que tienen la vida signada bajo el número kármico trece, son quienes en su encarnación pasada vivieron a través de la pereza, la dejadez, la insatisfacción, la negatividad, el narcisismo, la apatía hacia otros y con malos modales. Lo que hizo que su entorno fuese destruido.

Por lo que en esta encarnación han de mantenerse alejados de ese tipo de vibración negativa y trabajar profundamente su conciencia para lograr la evolución necesaria para resolver esos desaciertos y no volver a cometerlos. Cuando se logra dominar por completo el número trece este se transforma en cuatro llegando a lograr verdaderamente el equilibrio y trascendiendo todos aquello limites autoimpuestos.

Número Kármico Catorce «14»

Las personas signadas bajo el número kármico catorce son aquellas que en sus encarnaciones anteriores tuvieron una vida cargada de excesos emocionales y materiales, ellos perdieron totalmente el equilibrio interior, lo que trajo como consecuencia que su vida se perdiera en la deriva.

En esta encarnación deben aprender a trabajar la compasión hacia sus semejantes y sobre todo hacia sí mismos. Ya que con su anterior interés de cambiar el mundo que los rodeaba, se dejaron llevar y se desbocaron. Lo que trajo como consecuencia pérdidas materiales para sí mismo y desdichas para sus allegados.

Es importante que aprenda a usar los recursos con prudencia y sobriedad, practicar la humildad, ser previsivo, comprensivo y hacer actividades que le permitan conseguir la paz interior. Todas estas acciones le van ayudar transmutar el número 14 al 5.

Número Kármico Dieciséis «16»

Los nacidos bajo el número kármico dieciséis son personas obtuvieron su perdición cuando actuaron bajo el amparo de la ignorancia, la presunción, el egocentrismo, la terquedad, la superficialidad, pero sobre todo con un gran apego hacia los bienes materiales.

Estas personas pasan por grandes pruebas pues en esta encarnación tendrán su momento de gloria material, se verán colmados de bienes y situaciones emocionantes, pero en un instante podrán perderlo todo si no cambian de actitud ante la vida.

Estas personas deben imperiosamente transformar la vibración del número kármico 16 en 7, han de desarrollar la voluntad desde el interior, dejar de lado la superficialidad en su vida, realizar todas las acciones y enfrentar las situaciones desde el amor. Deben abrazar la espiritualidad y eliminar de raíz los apegos

Número Kármico Diecinueve «19»

Los signados bajo el número kármico diecinueve han sido personas en sus encarnaciones pasadas muy dominantes e intolerantes, empleaban la fuerza de su carácter para imponerse ante los otros, sin importarles las consecuencias o el daño que podían causar.

Sus principales características han sido el egocentrismo y el abuso de poder, por lo que en esta encarnación deben cambiar estos aspectos negativos por aceptación, paciencia y tolerancia para lograr transformar el 19 en 1.

Lo que tienen el número kármico 19 pasan por un proceso de autodescubrimiento y valoración muy fuerte e intenso, deben enfrentarse a todo aquello que temen o no quieren hacerle frente, pero deben de hacerlo desde el corazón con la mayor sinceridad y claridad posible. Sin embargo, han de evitar caer en un optimismo desmesurado, deben mantener realistas y tomar las decisiones desde la conciencia y no desde el temperamento.